EL FANATISME I LA SACRALITZACIÓ DE LES IDEES


Quan en el debat social i polític algú et diu que una determinada idea és sagrada, o t’agenolles allà mateix i la veneres, o has d’entrar inevitablement en el terreny de l’enfrontament. No hi ha alternativa. Però compte, perquè òbviament seràs vist com un enemic a eliminar, no com un adversari. Com és obvi, el sagrat no es discuteix ni es negocia.

El terme fanatisme, prové de “fanun” que significa santuari, temple, i recull molt bé aquesta realitat. Si ósses contradir la idea sagrada estàs profanant el temple. D’aquí a la justificació de la violència, verbal, emocional, o fins i tot física contra el profanador hi ha només un pas.

Per aquesta raó, introduir aquest plantejament del sagrat en el debat social i polític, més enllà del terreny de la mística del que procedeix, és molt perillós. No obstant això no és estrany sentir a dir, fins i tot a persones que en altres àrees tenen una actitud molt més oberta i tolerant, que idees com el mercat, la unitat de la pàtria, la llengua … són sagrades.

Perquè, en una negociació social o política, s’han de diferenciar el que són les denominades línies vermelles, que en últim terme es poden moure o canviar de color, del que és entrar a l’àrea del sagrat que està més enllà de la raó i la lògica. Encara en el cas que la línia vermella no es negociï, sigui inflexible, el conflicte es troba en el terreny dels interessos, de l’argumentació, no del sagrat. El sagrat s’anteposa al profà (el que està fora del temple, de la veritat), i el considera un pecat, d’aquí el terme profanació, el més gran dels atemptats possibles, en contra de la qual tot està justificat.

Per tant s’ha de diferenciar el terreny de l’espiritualitat, de la mística, una dimensió humana molt rellevant i sobre la qual ens queda molt per aprendre i entendre des de l’antropologia, la psicologia, la psiquiatria … del que és el fanatisme, una autèntica perversió dels valors de l’espiritualitat i la mística que ressalten la idea de comunicació i unió.

Lligant aquests plantejaments amb els del meu anterior article “la societat narcisista”, considero que si hi ha alguna cosa que avui es considera sagrada és el jo del subjecte. Res no pot fer ombra a les necessitats (moltes vegades necessitats inventades per la societat de consum), els desitjos, fins i tot els capricis del subjecte. Estem construint en el marc d’una societat estructurada entorn del consum un “Jo-sagrat” pel qual qualsevol limitació és vista com un atac. Un Jo-sagrat pel qual el context, les necessitats dels altres i de la societat, quan xoquen amb els seus desitjos, són viscuts com una profanació.

jachoteguil@gmail.com
Joseba Anchotegui
publico.es

Ara que tenim a dos fanatismes enfrontats, ambdós s'autoanomenen demócrates i cap dels dos ho és, a la seva manera són autoritaris i fanàtics, però no demòcrates.

17 comentaris:

  1. Conclusión: si las dos fuerzas enfrentadas deben considerarse dogmáticas, inmovilistas y fanáticas, ninguna de los dos puede postularse como interlocutora válida y deben ser los demás, el resto de las fuerzas políticas y sociales, las que lleguen a sentase para tomar acuerdos en los que todos cedan pero nadie pierda. En caso contrario, habría que admitir que hay fanáticos buenos y fanáticos malos.
    Saludos.

    ResponElimina
    Respostes
    1. asi es, aunque así no debería de ser.

      Elimina
    2. Solo los fanáticos no se equivocan nunca, aunque todos ellos sean unos maniqueistas

      Elimina
  2. Lo unos, fanáticos y dogmáticos vestidos con traje y corbata, y gomina en el cabello. Los otros, fanáticos y dogmáticos vestidos con tejanos, camisetas y greñas rebeldes.


    Guatemala, guatepeor y "guate", sal corriendo por piernas si es que puedes.

    Un abrazo.

    ResponElimina
  3. corriendo? a donde?, bueno, al interior de mi casa y ponerme en plan Gil de Biedma... "en un viejo país ineficiente, algo así como España entre dos guerras civiles, en un pueblo junto al mar, poseer una casa y poca hacienda y memoria ninguna. No leer, no sufrir, no escribir, no pagar cuentas, y vivir como un noble arruinado entre las ruinas de mi inteligencia.

    ResponElimina
  4. El terme fanatisme, prové de “fanun” que significa santuari, temple, i recull molt bé aquesta realitat. Si ósses contradir la idea sagrada estàs profanant el temple. D’aquí a la justificació de la violència, verbal, emocional, o fins i tot física contra el profanador hi ha només un pas.

    Estoy más que agradecido a Google. De verdad. Y más que agradecido a que me permitieran hacer un blog.
    Pensé hacerlo sólo en castellano, la lengua que domino, pero luego deducí que estando en Catalunya, teniendo un hijo de aquí y un nieto, y dominando minimamente el catalán y con ayuda de un buen traductor (que los hay), tenía que hacerlo bilingüe, que es lo que es de recibo.

    Y hace once años que no sólo conozco catalanes que no me piden carnet de buen catalán, sino andaluces, castellanos, vascos, gallegos y maños que no sólo entran, sino que además leen y se han pasado a blogs que sigo y que sólo están escritas en catalán y además dan su opinión en su idioma materno, o sea, el castellano.

    ¿Cómo llamarle al hecho ? Pues simplemente sentido común.

    Desde aquí, y aprovechando las visitas que tienes desde fuera , FRANCESC, mandar un abrazo muy grande a los que hacen un esfuerzo por entender, opinar y estar en esta tu casa...Bueno, bueno..a todos no...que los del Gamonal son peligrosos ¡¡¡¡ Al de Gamonal hacerle prometer que un día , cuando vayamos a su tierra, hemos de pasar por la bodega de abajo su casa...Allí ajustaremos cuentas.

    Un abrzo y gracias por hacer que todo sea más fácil entre los humanos.
    Salut

    ResponElimina
    Respostes
    1. El de Gamonal té problemes, i és una llàstima, és un bon paio, de Gamonal, clar. De tant en tant apareix, però ara està per altres histories més serioses i complexes.....

      Elimina
  5. El primer dogmático es el que da carnets de dogmatismo señalando quién lo es y quién no lo es y apuntándolos a todos en una lista. A la derecha los dogmáticos, a la izquierda los que no lo somos. Y no lo somos porque nos otorgamos el poder de decir quién lo es. Tú sí, tú no, tú bastante, tú poquito, tú muchísimo…

    La ley del divorcio en Italia se aprobó en el Parlamento de aquél país en el año 1970, pero no se llegó a refrendar en referéndum hasta el 1976. La pugna fue larga y enconada y en ella se reprodujeron situaciones y argumentos muy parecidos a los que se dan en la actualidad en España. Italia era un país democrático sin ley de divorcio ¿Esto era una contradicción? Muchos pensaban que no. Otros pensaban que sí. ¿Eran dogmáticos y fundamentalistas ambos?

    Había fundamentalistas de prohibir el divorcio i mantener el status quo matrimonial sin ningún retoque, y que acusaban a los que lo defendían como fundamentalistas del divorcio y que su demanda había dividido innecesariamente a la sociedad italiana en dos mitades. Con lo bien que estábamos antes, decían con rabia, y ahora vienen estos fundamentalistas y dogmáticos a pedir una cosa que nos divide, cuando, como todo el mundo sabe, en la unión está la fuerza. Entonces, ¿para qué poner fronteras, en este caso, dentro de las parejas? Fronteras no!!!, gritaban por las calles.

    ¿De dónde ha salido toda esta gente que ahora pide el divorcio?, antes no rechistaban. Sin duda se habrán vuelto locos o bien están manipulados por poderes que ocultan cosas inconfesables, no puede haber otra explicación. Enviaremos a los loqueros, a la policía o a los fiscales. Estamos hartos de todos ellos.

    Unos criticaban la condición sagrada de la unidad matrimonial y estos se defendían considerando el derecho del divorcio también como sagrado y, como consecuencia, desacreditándolo.

    ¿Quién tenía la razón y quién hacía el ridículo en sus argumentos? ¿El ridículo más espantoso? Para mí está claro, muy claro, pero parece que ahora, en España, hay gente muy confundida.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Mira Peletero, amb el divorci passa com amb la Constitució, els del Pp quan eren AP n o la varen votar, i ara es sacrosanta e intocable, fins que consideren el contrari i la reformen si els hi convé, o els hi ordena Brussel·les.
      No hi ha gent confosa a Espanya, pero si a Moncloa i Ferraz, i a la Plaça Sant Jaume

      Elimina
    2. Bé, Francesc (em pots dir Xavier) és una manera de parlar. El divorci és com tot, com la Constitució i la veïna del 5é primera que fa tan goig. Què vols que et digui, cada vegada que la veig i ens trobem a l'ascensor, i ara que ve l'estiu, jo em sento una mica confós.

      Sense bromes, crec que tots ho estem una mica

      Elimina
    3. Xavier, desconeixia com et deies, jo la veïna que fa goig la tinc al quart, pero com no agafo l'ascensor no me la trobo, la veïna vull dir.
      No recordo ara qui ho deia alló de: tot és molt confús, deu ser quan dormo que hi veig clar, com deia el poeta.

      Elimina
  6. Si todo este "belén" me hubiera pillado con veinte años, zarparía con viento fresco en dirección a Nueva Zelanda, que allí son pocos y bien avenidos.

    Ahora no queda más remedio que una especie de exilio interior, reirme de todos ellos, y procurar que no me toquen demasiado la cartera.

    Cuando pienso que hemos dilapidado de una forma vergonzosa el esfuerzo de generaciones enteras por ganar la libertad y la auténtica democracia.....

    Un abrazo.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Nueva Zelanda, o Australia, lejos del mundanal ruido.

      Elimina
  7. EN DETERMINATS TEMES QUI N'ES DOGMATIC?PER RELIGIO,PEL PARTIT POLITIC ,(ELS QUE XUMAN MAMELLA).ELS IDEOLAGS(ORGULL INTELECTUAL),PER IDEOLOGIA(SOMIA TRUITES,PER AMOR,TAN FAMILIAR COM CARNAL...NO VAL CAP FUGIDA.

    ResponElimina
  8. Decía un tal Nietzsche, afamado ciudadano de Gamonal:

    “El fanatismo es la única forma para que la fuerza de voluntad del débil e irresoluto pueda ascender”

    Y es que, cuando la persona es débil se aferra a un ideario, (que, por cierto, casi nunca ha creado el), para así tapar sus carencias y debilidades. Además arropados en un discurso, que en la mayoría de las ocasiones ni entienden, ni hacen esfuerzo por comprender, se ven elevados en el pedestal de lo correcto y pueden darse el lujo de mirar a los demás por encima del hombro. Personalmente yo no creo que existan malas o buenas ideas en la mayoría de los casos, sino malas o buenas personas, así conozco a gente de derechas que trata magníficamente a sus trabajadores y gente que dice ser de izquierdas que ni les asegura, por ejemplo. Y esto es extrapolable a la mayoría de cosas y de ideas.
    Yo hace tiempo que que no se si soy de izquierdas o de derechas o medio pensionista, algunos me dicen que soy de derechas y otros de izquierdas, personalmente voy saltando los charcos que me encuentro en mi camino, porque lo que sí tengo claro es a donde quiero ir, que no es poco.

    Un saludo

    Aut viam inveniam aut faciam.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Bien visto, en cierto modo es como la gente que necesita continuamente reforzar sus ideas con citas de otros, como si dudara de él mismo.

      Elimina